top of page

Entradas del foro

Daniela Rivera Kohn
02 oct 2023
In ¿Qué sabes que no se sepa?
No es sobre el bordado, sino sobre la bordadora, el mantra de estos meses… así que me senté a tomar un té con mis demonios, y el punto satín. Siempre me ha costado trabajo y detona en mí una sensación de frustración. Con mucha calma y paciencia, decidí deconstruirlo para hacerle algunas preguntas y descubrir, como un oráculo, si habría alguna enseñanzas oculta para mí.   Para empezar, es un punto que lleva en sus entrañas una alta exigencia y prolijidad por parte de la bordadora. Requiere de un meticuloso trabajo con las paralelas, lo cual conlleva un ejercicio espacial de equilibrio y simetría interesantes, y como dice Gimena, confiar en ellas, “confíen en sus paralelas”, escucho a lo lejos.     Híjole, ¿con qué asocio las paralelas?... mmmm con orden, exactitud, simetría… y estos conceptos me cuestan, quizás porque tengo una inclinación natural hacia el desparpajo, la improvisación y la rebeldía, las cuales honro pero también reconozco que no siempre me han sido beneficiosas.    Y todo esto es lo que se pone a prueba en este punto, este gesto, este movimiento que como un gatillo, detona una red de sensaciones y pensamientos que no alcanzaba a comprender.   Así que tomé un pedazo de lienzo y diseccioné el punto, como lo haría con una piedra preciosa, un objeto caído del espacio que emana ondas, energía y un mensaje listo para ser descifrado.   El resultado ha sido una serie de descubrimientos que aquí consigno: • El punto satín es un punto capicúa. Puede leerse de atrás para adelante o de adelante para atrás y se puede llenar o vaciar.  • Es una construcción sobre un espacio que puede estar vacío o puedes rellenar con un pedazo de tela o fieltro para sostenerlo. • Si lo diseccionas para analizar su desarrollo, y decides no rellenarlo, es un punto que esconde un regalo sorpresa para la bordadora, ya que en su interior alberga un espacio vacío y no me refiero a un vacío de nada, sino a ese vacío que está lleno de posibilidades, donde todo puede surgir.  • Cuando lo deconstruyes y vas del final al inicio, genera una total sensación de vulnerabilidad, es como desnudarte y que solamente quede una línea de paso atrás como origen y testigo. • Cuando has terminado el punto, éste evidencia si has hecho un trabajo cuidadoso o apurado, un estado de impaciencia o de absoluta presencia.    Cerramos este ejercicio con el mantra, nada sobre el bordado, todo sobre la bordadora…
Oda al punto satín  content media
4
4
31
Daniela Rivera Kohn
18 sept 2023
In ¿Qué sabes que no se sepa?
Hace unos años me certifiqué como facilitadora en la metodología Lego Serious Play©, y además de la metodología por sí misma, me pareció maravilloso enterarme de que las manos tienen infinitas conexiones neuronales. Desde entonces, las manos han sido un tema de fascinación para mí. Con ellas podemos modelar, crear, comunicar, acariciar, tocar, expresar, y por supuesto bordar. Existe la mano de Fátima, en budismo los mudras, la lengua de señas, la lectura de la palma... Hoy me encontré con un texto extraordinario de la psicóloga Elena Bernabé, del cual quiero compartir un fragmento a fin de que posen, como mariposas, su atención en ellas y vean lo poderosas que son. Las manos Elena Bernabé -Abuela, ¿cómo se enfrenta el dolor?» -Con las manos, cariño. Si lo haces con la mente el dolor en lugar de suavizarse, se endurece aún más. -¿Con las manos abuela? -Sí. Nuestras manos son las antenas de nuestra alma. Si las haces mover cosiendo, cocinando, pintando, tocando o hundiéndolas en la tierra, envía señales de cuidado a la parte más profunda de ti. Y tu alma se tranquiliza porque le estás prestando atención. Así ya no necesita enviarte dolor para hacerse notar. -¿Realmente las manos son tan importantes? -Sí, mi niña. Piensa en los bebés: ellos empiezan a conocer el mundo gracias al toque de sus manitas. Si miras las manos de los viejos te hablan de sus vidas más que cualquier otra parte del cuerpo. Todo lo hecho a mano se dice que está hecho con el corazón. Porque realmente es así: manos y corazón están conectados. Los masajistas lo saben bien: cuando tocan el cuerpo de otra persona con sus manos crean una conexión profunda. De esta conexión viene la curación. Piensa en los enamorados: cuando sus manos se rozan hacen el amor de la manera más sublime. -Mis manos abuela… ¡Cuánto tiempo que no las uso así…! -Muévelas mi bebé, empieza a crear con ellas y todo dentro de ti se moverá. El dolor no pasará, pero se convertirá en la mejor obra maestra. Y ya no dolerá más. Porque habrás logrado bordar su esencia. Espero que este escrito les sirva como me pasó a mí, para seguir maravillándose de sus antenas del alma.
Manos  content media
5
6
76

Daniela Rivera Kohn

Más acciones
bottom of page