top of page

Tierra

Actualizado: 26 jun

La tierra, el cimiento, el soporte de todo, lo que nos arraiga. La diosa Cibeles, madre de la tierra, Diosa de las cavernas y las montañas. Lo que se gesta debajo de esa Tierra, en la obscuridad, sin miedo, sin queja, en espera de manar. El material, algodón, lino y seda, sobre el cual descansará la canción de la bordadora, una canción desde el corazón, desde las entrañas. Un batir de tambores, cuero, madera o metal. Lobas, leonas y abejas con un tambor entre sus manos recargado sobre su regazo, instrumento simbólico de la feminización creado por la gran Rea.



Mujeres descalzas sobre la tierra evocan a Tlali Nantli, dan gracias a la Pachamama, inicia el ritual, el sonido de la aguja, entrando y saliendo de la tela, rasgando y remendando al mismo tiempo; se interpreta en manada o en soledad la más íntima de las partituras. Resuena la melodía del bordado, ese Hilo trasgrede el tiempo y el espacio, creando la más profunda fraternidad sin emitir palabras, une a las bordadoras, une a Cibeles e invita a Baco a robar esos tambores.


El Hilo es el túnel entre lo terrenal y lo espiritual. En donde la mente dispersa se une entrando en un estado de profunda meditación, se agudizan los sentidos, el Ser en perfecta armonía. Sera que dentro de la bordadora se hermanan en un instante la neocorteza con el instinto reptiliano y el límbico?, se deja la pregunta abierta a la Ciencia, entre tanto, disfrutemos del éxtasis que provoca sentir como fluye el hilo por la sangre, por la Linfa, por cada célula de la bordadora, llegando a sus dedos, desnudando su alma. Surge lo que esperaba paciente en la obscuridad, la bordadora se desborda, le permite depositar su estómago, su corazón y su cerebro sobre esa seda montada en un bastidor, haciéndola fértil con cada puntada.



La hermosa seda con un brillo metálico refleja destellos dorados en espera del agua, es tiempo de jugar con la monocromía de los matices amarillos, que evocan al cempoal, la flor de los 20 pétalos que contiene el color y el aroma a fuego del sol. Respirar esa fragancia cálida, suave y ligeramente picante, un olor a regaliz proveniente del pericón, que nos invita a disfrutar de un ouzo en el ocaso. El amarillo con mayor luminosidad resalta y evoca la intensa personalidad del orégano, provocando una sensación de vida, felicidad y renacimiento. Los amarillos en el lienzo evocan las doradas llamas del fuego, replicar el movimiento que acompaña ese baile en el bordado será posible haciendo un homenaje a los puntos lineales.


Una vez confirmado que el bordado es gráfica, el bordado es línea, me convoca a utilizar el punto cadena abierta, el punto atrás, el punto de bloque. Así como el hilo une las almas de las bordadoras, el punto de bloque será el cimiento para soportar el punto trenzado escalera, creando el vínculo con los nuevos puntos por aprender en la siguiente etapa de nuestra aventura. El aire fluirá por las líneas de punto atrás, pasará entre los eslabones de la cadena, recorrerá los cimientos de punto de bloque y después acariciará el contorno de BAAD.


Por momentos existió crisis, precipitarme a tomar decisiones para una entrega rápida, pero recordé que hay momentos en los que hay que respetar los silencios, volver a la Vita contemplativa, respirar, capturar el instante poético, caminar la idea. Es posible que algunos encuentros con amigos no se concretaran, pero no hay dolor, ni pesar, porque ese tiempo correspondía dedicarlo a esas puntadas que esperaban encarnar con paciencia y con amor.


Para mí lo más importante que poseo es mi libertad, pero ahora he vivido y entendido el significado e influencia del tiempo. Hoy es un nuevo día lo que lo hace especial per se, aunada viene la celebración de un hermoso viaje por mi proceso creativo, en donde viví, morí y volví a vivir. Ese amarillo de la flor de yerbanís, que nos transmite regocijo, nos convida a celebrar como en los Balcanes con un raki o un delicioso tequila mexicano. Mi alma está llena de algarabía y regocijo porque ha adquirido elementos para darle un cuerpo a mis ideas, porque crear, remendar y BORDAR solo es posible cuando sabemos AMAR.



248 visualizaciones3 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

3 則留言


Amé descubrir que la tela hiere y sana con el vaivén de tu aguja, me encantó entender que bordar es para ti esa relación con el otro al que tocamos y herimos al tiempo que besamos y sanamos, dejando el paso por la labor transformando no solo la superficie, sino también el fondo de manera permanente, y como en la vida misma, intentando que al hacerlo el resultado sea siempre dejar algo mejor que a lo que llegamos. Un remiendo del alma. Sigue viajando con esa alegría hilvanada, que las diosas escuchan, y agradecen el aroma del las hierbas sagradas en tus puntadas.

按讚

Relatos que materializan los sin fines de sensaciones, pensamientos y emociones que se viven al bordar; texto que revalora el arte de arreglar, remendar y combate la “moda” de desechar las cosas que “ya no sirven o están rotas” coincido; AMAR es lo que permite revalorar, arreglar intentar una vez más… hermosas palabras, gracias por dignificar el arte del Bordado 🥰🥰

按讚

¡Que hermoso texto!, juegas con las palabras, la haces tuyas y se lee que son momentos disfrutables, donde logras ir y venir con los colores, los hilos, las texturas y sobre todo, tu libertad para crear y dejarte llevar... cada vez que leo los textos de quienes bordan y son parte de BAAD, crece la necesidad, interés y la emoción de poder aprender junto con ustedes..

按讚
bottom of page